Considerando que poco a poco comenzaremos a vivir en esta nueva normalidad, y que regresaremos a hacer vida nuevamente fuera de casa, hay que tomar las medidas de seguridad pertinentes para poder trabajar y volver a nuestras rutinas laborales. Durante el confinamiento, muchos estuvimos trabajando en casa y nos vimos en la necesidad de adaptar nuestras rutinas laborales a un ambiente distinto. No es lo mismo trabajar en un escritorio, dentro de una oficina, cubículo o un espacio diseñado para el trabajo, a tener el portátil en la mesa del comedor, utilizando una silla común y teniendo que atender otras cosas del hogar, que en otra situación, no se hubiese tenido que resolver en el momento.
Seguir Leyendo