Muchas veces no sabemos dónde falla nuestra empresa. No sabemos dónde se nos van los euros. Sin embargo, esa apreciación que puede sonar lógica pierde todo su efecto cuando miramos el calendario y comprobamos que estamos en pleno siglo XXI. Precisamente ahora ya no hay excusas para no saber en qué fallamos. Las nuevas tecnologías nos lo permiten. Y es en este punto donde queremos hablar de una herramienta que ahora mismo está en el mercado y que está teniendo mucho éxito entre los usuarios para mejorar el rendimiento empresarial.
Seguir Leyendo