Limpieza de lugares de trabajo: Una necesidad para prevenir el contagio de Covid-19

Limpieza de lugares de trabajo: Una necesidad para prevenir el contagio de Covid-19

Considerando que poco a poco comenzaremos a vivir en esta nueva normalidad, y que regresaremos a hacer vida nuevamente fuera de casa, hay que tomar las medidas de seguridad pertinentes para poder trabajar y volver a nuestras rutinas laborales.

Durante el confinamiento, muchos estuvimos trabajando en casa y nos vimos en la necesidad de adaptar nuestras rutinas laborales a un ambiente distinto. No es lo mismo trabajar en un escritorio, dentro de una oficina, cubículo o un espacio diseñado para el trabajo, a tener el portátil en la mesa del comedor, utilizando una silla común y teniendo que atender otras cosas del hogar, que en otra situación, no se hubiese tenido que resolver en el momento.

Por ello, la vuelta a la normalidad genera una serie de sentimientos y sensaciones diferentes. Salir de nuevo a cumplir un horario laboral desde la oficina, con el ambiente controlado y con las mejores herramientas, es un cambio que todos estamos esperando y que comenzaremos a vivir cuando todo empiece a funcionar de nuevo.

Sin embargo, las dinámicas laborales deben cambiar, pues hay unas nuevas reglas del juego que hace seis meses no teníamos que tomar en cuenta y una de las cosas a las que deberemos prestarle mucha más atención, es a la limpieza, pues esta es una de las mejores herramientas para prevenir el contagio de Covid-19.

Limpieza de espacios laborales

Las oficinas suelen tener mucho movimiento durante todo el día, gente que entra y sale, reuniones con personas externas a la compañía, visitas de proveedores, etc. Y en estos tiempos, mantener la higiene es fundamental para protegernos. Por ello, los fabricantes de productos de limpieza de Stocknet, nos indican los protocolos que debemos acatar para prevenir la propagación del virus, en nuestro lugar de trabajo.

Ahora bien, hay una gran diferencia entre limpiar, sanitizar y desinfectar, y en estos momentos, debemos aplicarlas las tres para una mejor protección:

  • Limpieza: elimina gérmenes, suciedad e impurezas de superficies u objetos. Esta funciona usando agua y jabón para eliminar físicamente los virus, gérmenes o bacterias de las superficies.
  • Sanitizar: reduce el número de virus, gérmenes o bacterias en superficies u objetos a un nivel seguro, según lo juzgado por los estándares o requisitos de salud pública
  • Desinfectar: mata virus, gérmenes o bacterias en superficies u objetos. La desinfección funciona mediante el uso de productos químicos. Este proceso no necesariamente limpia las superficies sucias, pero al matar los virus, gérmenes o bacterias, puede reducir aún más el riesgo de propagación.

Limpieza y desinfección constante

En este momento tan complicado, las medidas de higiene deben ser constantes y deben abarcar mucho más de lo que normalmente abarcaba, esto quiere decir que se debe desinfectar diariamente (varias veces en un mismo día), las superficies y los objetos que se tocan con frecuencia, como escritorios, encimeras, pomos de las puertas, teclados de computadora, manijas de grifos, teléfonos, sillas. Los virus son relativamente frágiles, por lo que las prácticas estándar de limpieza y desinfección son suficientes para eliminarlos.

Los procesos especiales de limpieza y desinfección, que incluyen limpiar paredes y techos. Se recomienda que aunque constantemente se estén limpiando las superficies, al finalizar la jornada laboral, se realice una limpieza más profunda, para que al día siguiente todo esté preparado para un nuevo día de trabajo. La desinfección generalmente requiere que el producto permanezca en la superficie durante un cierto período de tiempo (por ejemplo, dejando reposar durante 3 a 5 minutos).

Limpieza y desinfección de equipos

Por línea general, en las oficinas utilizamos todo tipo de dispositivos electrónicos a tiempo completo. Móviles, tabletas, portátiles, ordenadores de escritorio, auriculares, televisores, teléfonos fijos, etc. Todo esto lo estamos tocando constantemente y aunque no queramos, se pueden ver contaminados.

Para evitarlo, hay una serie de medidas de seguridad que debemos seguir y que funcionaran para mantenernos protegidos a nosotros y a todos los que hacen vida dentro de nuestro lugar de trabajo. Si bien es cierto que como comentamos antes, la higiene general de los espacios es primordial, la limpieza y cuidado de cada equipo, debe ser responsabilidad de quien lo utiliza, pues debe hacerse varias veces al día.

  • Móviles y tabletas

Este tipo de dispositivos es el que más solemos utilizar por la comodidad que genera trasladarlo. Los móviles son una necesidad y es el dispositivo que nos acompaña a todos lados. Estos deben limpiarse de una forma especial y constante, pues como mencionamos hace poco, es el que nos acompaña a todos lados, por lo que es mucho más propenso a contaminarse.

Para limpiarlos podemos utilizar toallas desinfectantes o alcohol isopropílico, si nos decantamos por el alcohol, es importante no aplicarlo directamente, sino humedecer con él un paño de microfibra y pasarlo cuidadosamente por toda la superficie, incluyendo las fundas protectoras. También puede utilizarse agua y jabón, y el procedimiento sería humedecer un poco un paño de microfibra con agua jabonosa y pasarlo por toda la superficie, luego hacerlo nuevamente pero solamente con agua.

Este procedimiento se recomienda hacerlo por lo menos dos veces al día (si puede ser más, mejor), sobre todo si hemos salido a la calle. Idealmente al llegar a nuestro lugar de trabajo, y luego al llegar a casa.

  • Portátiles y ordenadores de escritorio

Las computadoras son nuestro principal medio de trabajo, por lo que es evidente que estamos tocándolas constantemente. Limpiar este dispositivo en especial es muy importante y no es complicado de llevar a cabo, contrario a lo que pudiera parecer.

Pantalla: Para eliminar polvo y marcas de dedos, lo ideal es utilizar un paño seco de microfibra y frotar delicadamente hasta eliminarlas. Sin embargo, esto no desinfecta la superficie, para el proceso de desinfección de pantallas, debemos utilizar un paño húmedo de microfibra con una mezcla de 50% agua y 50% alcohol isopropilico.

Teclado: El teclado es la parte que más utilizamos de los portátiles y de los ordenadores de escritorio, y por más aseados que seamos, siempre se ensucian. En este caso, lo ideal es aspirar o utilizar un spray de aire comprimido, para eliminar los restos de a los que no tenemos acceso. Para la limpieza y desinfección del teclado, debemos utilizar un paño de microfibra que humedecemos con un poco de alcohol isopropílico. Asegurándonos de tener el equipo apagado, frotamos suavemente las teclas, hasta dejarlas limpias. Para los espacios entre teclas, lo ideal es utilizar bastoncillos, hisopos o cotonetes, a los que también les aplicaremos un poco de alcohol. El alcohol no debe chorrearse, sólo mantener húmedo el algodón para poder limpiar los espacios correspondientes.

Ratón: El ratón lo utilizamos mucho, por lo que también debe ser desinfectado correctamente, para hacerlo debemos desconectarlo (o quitarle las pilas en caso de ser inalámbrico) y frotar suavemente con un paño de microfibra humedecido con alcohol isopropilico. En caso de los lugares de difícil acceso, podemos utilizar los bastoncillos o hisopos, como explicamos anteriormente.

  • Auriculares y Altavoces

Los auriculares solemos utilizarlos no solamente para escuchar música en los descansos o en el camino a donde debamos ir, también son un instrumento de trabajo, y también debemos darles el tratamiento de limpieza indicado.

Auriculares intraurales o in-ear: Estos son lo que se introducen en la oreja, y suelen ensuciarse mucho más, por lo que requieren un tratamiento de limpieza especial. Para ello, utilizaremos paños de microfibra humedecido en alcohol isopropílico y frotamos suavemente por toda la superficie, tanto la que va dentro de la oreja, como los cables, en caso de tenerlo. No debemos frotar con fuerza en la rejilla de metal, pues podemos maltratar o dañar definitivamente.

Auriculares supraaurales o on-ear : Son aquellos a los que llamamos cascos, y que cuentan con una diadema o cintillo ajustable. Estos deben limpiarse según las recomendaciones de cada marca, pues podemos dañar los materiales de las almohadillas si utilizamos productos muy abrasivos, sin embargo, un paño de microfibra y la mezcla de 50% agua y 50% alcohol que utilizamos para limpiar las pantallas, puede ayudarnos con la desinfección de los mismos.

Altavoces o Cornetas: Estos también se deben desinfectar, y el procedimiento es el mismo, un paño de microfibra humedecido con alcohol isopropilico que frotamos suavemente por toda la superficie. Sin embargo, así como en los auriculares debemos tener cuidado con la rejilla de metal, con los altavoces, debemos tener cuidado con la membrana que cubre el altavoz, pues por ser tan delicada, podemos romperla si no somos cuidadosos al hacerlo.

Mantener nuestro lugar de trabajo limpio y desinfectado, no deberá tomarnos mucho tiempo, se recomienda realizar limpiezas profundas de todo el equipo por lo menos una vez a la semana, sin embargo, lo ideal es que realicemos el procedimiento una vez al día, preferiblemente antes de comenzar la jornada y luego al finalizarla.

También es importante prestar especial atención al lavado de manos constante y de hacerlo correctamente, utilizando siempre agua y jabón, y en caso de no poder utilizarlo, tener a la mano gel antibacterial que contenga alcohol al 60%, para evitar ensuciar de más los dispositivos y como medida general de cuidado para la prevención del contagio del virus.

Deja una respuesta