Tiendas online, los negocios más demandados

Tiendas online, los negocios más demandados

Si la venta online ya estaba escalando posiciones en los rankings de negocio de manera realmente rápida, ahora la flecha de la estadística se ha disparado, y es que la población española en particular y la población mundial de forma generalizada se ha visto obligada a comprar ciertos productos de forma online durante el confinamiento y han seguido haciéndolo en la desescalada hacia la normalidad. Si antes eran 8 de cada 10 los españoles que tenían miedo, o reticencias al menos, de comprar productos online, ahora podríamos decir que ese número ha abajado notablemente y podríamos estar hablando de 3-4 de cada 10, lo que significa que el e-commerce no hace más que crecer.

Grandes empresas multinacionales, empresas nacionales, pequeñas empresas familiares e incluso nuevos empresarios se están haciendo un hueco en Internet vendiendo diferentes productos, desde moda hasta tecnología pasando por productos de ferretería o productos para el bebé. Todo lo que puedas imaginar está en Internet y eso tiene sus ventajas y desventajas.

Está claro que por mucho que lo quieran comparar, un día de compras online no puede equipararse a un día de compras físicas y a quien le gusta ir de tienda en tienda mirando precios, probándose ropa o comparando productos va a seguir prefiriendo la compra física. Sin embargo, hay un gran sector de la población que ve miles de ventajas a eso de comprar online.

Amazon, por ejemplo, te permite la posibilidad de comprar cualquier producto y siempre que sea gestionado y vendido por el propio Amazon podrás recibirlo en casa, probarlo, y si no te gusta podrás devolverlo sin ningún inconveniente. Eso significa que el miedo a comprar un producto por Internet y tener que quedártelo a posteriori si no es de tu agrado se desvanece, pues la devolución del mismo y el reembolso de su importa está más cerca de lo que muchos creen.

Ahora bien, no todos pueden ser Amazon, y por eso las condiciones son muy variables. Lo más normal es que si alguien quiere devolver un producto pueda hacerlo, en un plazo de 15 días desde la recepción, pero pagando los costes del envío y de dicha devolución del paquete ya que, de lo contrario, la empresa acabaría perdiendo dinero solo por poner productos a la venta, aunque nadie se los quede finalmente y tenga, por tanto, ventas 0.

Dicho esto, la realidad es que las tiendas online están creciendo muchísimo. Ahora mismo son muchos los nuevos emprendedores que se han liado la manta a la cabeza para probar suerte en este mundo, y las plataformas favoritas para ello, según el diario Expansión, son Amazon, eBay, Shopify, PrestaShop y WooComerce.  Y desde Software Iloa os recomendamos las últimas dos opciones por ofrecerte la posibilidad de tener tu propia tienda online, totalmente independiente, y en total propiedad, lo que significa que puedes realizar los cambios que creas oportunos en tu web y tantas veces como necesites.

Ahora bien, debemos ser sinceros, no todos tienen las mañas como para manejar de cero, y crearse su propia tienda online, con PrestaShop o WooComerce, de ahí que las plataformas que te lo dan todo mascado como Amazon o eBay tengan tantísimos vendedores en su cartera de clientes. Pero ¿realmente merece la pena?

Ambas plataformas van a cobrar una cuota por pertenecer a su mundo y, además, van a demandar un porcentaje de las ganancias obtenidas por cada producto vendido en su web. Eso implica que si tú como vendedor ganas dinero, ellos también, y podría ser algo equilibrado pensar que cuanto más vendo yo más ganan ellos porque, al final, si pago mucho a Amazon es porque estoy vendiendo mucho y merece la pena ¿verdad? Bueno, pues no tanto. El cliente de Amazon tienda a comprar productos vendidos por la propia empresa o, por lo menos, gestionados por ella, lo que significa que el número de ventas que pueda hacer un emprendedor en esas plataformas será limitado y siempre teniendo en cuenta que un porcentaje de esos beneficios se irán por la puerta tal y como han llegado.

Conclusión, ¿no sería más rentable pagar a un profesional de PrestaShoo o WooCommerce para que nos ponga a punto nuestra tienda online o nos haga un buen mantenimiento? Al final, si nos funciona la tienda online, todos los beneficios serán nuestros y no tendremos que rendir cuentas a  nadie.

Deindo, una de las empresas online más conocidas a nivel nacional en el mundo del diseño y creación de tienda online, nos ha explicado que una tienda online puede ser tan cara o barata como el nuevo empresario quiera que lo sea. En otras palabras, una tienda online básica de prestashop puede tener un coste inferior a los 1.000 euros, una inversión muy inferior a la que tendría que hacer un empresario que desea montar una tienda física. Pero ese presupuesto puede verse incrementado todo lo que el empresario quiera si decide crear cientos de secciones, vídeos de cabecera, slider, ventanas emergentes, pop ups, etc. Y lo mismo ocurre con un mantenimiento.

Ahora bien, poniéndonos en un caso extremo de que la página para nuestra tienda online pueda costarnos 2500 euros y además paguemos un mantenimiento con actualizaciones, campañas de posicionamiento SEO y demás opciones que podemos contratar, el costo total de todo un año, y de los posteriores que siempre será inferior al primero, podría rondar los 5.000 euros. ¿Quién puede permitirse una tienda física por menos de 5000 euros al año? Pocos ¿verdad? Y si a eso le unimos la posibilidad de tener que estar pagando porcentajes de venta si eres franquicia, o algo similar a lo que ocurre con Amazon, el gasto total se incrementará más aun lo que viene a demostrar que invertir un poco en una tienda online de calidad en PrestaShop merece la pena, sobradamente.

No obstante, estoy segura de que opiniones vamos a encontrar muchas y muy variadas así que ¿por qué no nos contáis vuestras opiniones e incluso experiencias en los comentarios? Entre todos podemos guiar a quienes vienen detrás ¿verdad? Anímate.

Deja una respuesta