Por qué es fundamental estar presente en Internet

Por qué es fundamental estar presente en Internet

Desde los años noventa utilizamos Internet para buscar resultados que no encontramos de manera sencilla en la vida real. Y también para buscar empresas especializadas o diferentes que ofrezcan mejores condiciones de la que encontrarías en las tiendas locales. Y esto con El Paso del tiempo ha pasado a ser algo realmente fundamental.

A día de hoy tener una web es estar en el mapa que constituye Internet, un vasto imperio en el que cada click se cotiza en AdWords, y que supone una gran ventaja competitiva que se traduce en ingresos económicos a través de las tiendas online. No estar presente en Internet no solo supone no estar en este mapa, sino que además nos aleja de otras oportunidades de negocio.

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre cuáles son los pasos para crear una página web, ya que todavía hay empresas que por una razón o por la otra no están presentes en Internet. No solo por las oportunidades, sino también por lo importante que es que te localicen las nuevas generaciones, es importante estar presente en Internet.

Pasos para realizar una página web

Crear una página web no es sencillo, sobretodo si no tienes experiencia alguna en este campo. De hecho, el buen desarrollador web no es aquel que hace webs como churros, sino es aquel capaz de captar la esencia de una empresa o persona y plasmarla en forma de sitio web, algo nada sencillo.

El primer paso que debes de tomar antes de crear una página web, desde el punto de vista de empresa que encarga a un estudio la creación de una web, es saber qué quieres concretamente. A la hora de definir la idea para una web ten en cuenta que tipo de web es la que encaja mejor con tu negocio.

Para ello no dudes en buscar entre tus competidores y buscar entre las diferentes tendencias en páginas web, ya que una página actual es una opción bastante buena a corto plazo (al menos para empezar). Existen diferentes tipos de tipos de páginas webs que están de moda, como pueden ser las tiendas online, los clásicos blogs, las páginas web de noticas o los portfolios.

Muchas de estas páginas web se pueden combinar, y en algunos casos es muy recomendado. Por ejemplo, si tienes una tienda online es importante tener un blog paralelo a la tienda online, ya que de esta manera no solo vas a poder explicar y describir tus productos, sino que te va ayudar con el posicionamiento.

Una vez que sabemos qué tipo de web queremos debemos de buscar nuestro sitio en Internet mediante un nombre. Existen algunos tipos de webs que te dan nombres al azar, pero te aconsejamos una lluvia de ideas conectando el sector de la empresa con otros factores, como puede ser el territorio, palabras inglesas o terminología del sector. En este momento tenemos que registrar el dominio, y para ello simplemente elige una web especializada. Las empresas que crean webs suelen también hacer este proceso.

En este momento también tendremos que decidir cuál es el elegir un proveedor de hosting. Esta tarea puede ser un poco compleja por la cantidad de información que hay que entender rápido. Lo más habitual es elegir es un hosting compartido, que es un tipo de servidor que alberga diferentes usuarios, lo que es ideal para sitios e pequeños y medianos. También hay otras opciones como el cloud hosting o el servidor VPS.

Y ahora empieza lo divertido, ya que hay que construir la página web. Los pasos anteriores se pueden realizar por uno mismo, pero en este paso lo más recomendable es contar con los servicios de una empresa especializada en la creación de páginas online. Nuestra experiencia con la empresa Tresmer es muy buena, y la recomiendo por su experiencia y trato.

Por último, una vez que ya hemos construido nuestra página web, lo que tenemos que hacer es publicarla, corregir los fallos, añadir contenido y examinar las estadísticas con el fin de mejorar la página web, porque esta no es estática, sino dinámica porque tiene que adaptarse a los cambios que propongan los clientes y la empresa.

Deja un comentario